Composición

Actualizado: 13 de oct de 2019


En mi opinión, más que el manejo técnico de la cámara, lo que hace que una foto sobresalga de las demás es la composición, esto incluye varias cosas, la orientación de la imagen, el ángulo en que se toma, el contenido, la posición de los objetos o personas, los colores, en fin, todo lo que la cámara no puede definir (todavía).


Así que voy a empezar al revés de como empiezan los cursos de fotografía normalmente. No voy a hablar hoy de temas técnicos de luz, exposición ni esas cosas. Por ahora vamos a dejar que la cámara o el celular decidan eso por nosotros y vamos a manejar la cámara en modo automático. 

Analicemos los elementos básicos de la composición:


- Identificar el centro de interés. Lo más importante es tener claro a qué le estamos tomando la foto para que esto sea obvio en nuestra imagen y así captar el interés del observador. Una foto que no tiene claro el objetivo pasará desapercibida. El sujeto de nuestra foto debe estar bien enfocado y preferiblemente no debe estar ubicado en el centro.


- Revisar el fondo: Asegurarse que no haya objetos ni colores que le roben la atención a nuestro sujeto, si es así, hay que moverse o mover el sujeto o cambiar el ángulo para evitar que por ejemplo haya un letrero saliendo de la cabeza de alguien. Si en el fondo hay muchos colores, distrae la atención del observador y le quita importancia al objeto al que le estamos tomando la foto.


En estas dos imágenes vemos la diferencia que hace que el fondo tenga elementos distractores, el cambiar un poco la posición desde donde se toma la foto tiene gran impacto en el resultado.


- Revisar los bordes de la imagen: Así como con el fondo, es necesario revisar que no haya ramas de árboles, brazos de alguien, partes de otros objetos entrando a nuestra imagen, esto crea distracción, y en lo posible hay que moverse o mover el sujeto, cambiar el ángulo de la foto para eliminar esas distracciones.


- Orientación: Normalmente nos acostumbramos a usar una misma orientación, vertical (“portrait”) u horizontal (“landscape”), pero es buena idea ensayar ambas orientaciones al momento de buscar el encuadre para nuestra foto.



- Horizonte derecho: Es muy importante asegurarse que la foto esté derecha, que el horizonte esté horizontal, poner atención que los marcos de la puertas y ventanas estén alineados con la vertical. Las fotos torcidas pierden interés a no ser que sea intencional. Últimamente, a raíz de que la orientación preferida para las “selfies” en las redes sociales es la vertical, se usa mucho tomar la foto en forma diagonal, rompiendo esta regla. Lo importante es hacerlo a propósito y no por error.


- Aspecto (Aspect Ratio): La proporción ancho:alto de la imagen influye también en la composición y es importante para el destino final de la imagen. Por ejemplo, si el aspecto es 3:2, significa que, si el lado más largo mide 3 cm, el otro lado medirá 2 cm. Los aspectos más comunes son:

  • Las cámaras digitales normalmente tienen dos opciones: 3:2 y 16:9.

  • Los iPhone ofrecen las opciones de 3:4, 1:1, cuando se toma con la aplicación de la cámara. Si se usa otra aplicación puede tener aspectos diferentes, por ejemplo, en Whatsapp y en los “story” de Instagram y Facebook, el aspecto es de 16:9.

Es buena práctica dejar un poco de espacio en los bordes al momento de tomar la foto por si el aspecto final que necesitemos no coincide con la que nuestro dispositivo produzca y es necesario hacer ajustes de tamaño en la edición.

Comparación de las diferentes proporciones

- Punto de vista: El sitio desde donde se toma la foto cambia totalmente la imagen y le da un sentido totalmente diferente. Es recomendable buscar diferentes puntos de vista, agacharse, tomar la foto desde el piso, subirse en algo y tomar la foto de arriba hacia abajo, la idea es buscar mostrar nuestro sujeto desde un punto de vista diferente al que siempre lo vemos, así tendremos una foto más interesante. El punto de vista también hace que el fondo cambie y ayude a darle más importancia a nuestro sujeto.


- Perspectiva: El ángulo en el que se toma la foto también tiene gran impacto en la imagen, lo que está más cerca de la cámara se verá más grande que lo que está más lejos, así, si es una persona y le estamos tomando la foto desde abajo hacia arriba hará que el cuerpo se vea más grande que la cabeza, “engordando” a esa persona. Hay que moverse y analizar varios ángulos, buscando el que sea más favorable para el sujeto.


Aquí vemos dos imágenes del mismo sujeto, una a nivel del piso y otra desde arriba.

- Posición del sujeto principal: Por lo general lo ideal es no poner nuestro sujeto en el centro de la imagen, existen varias teorías que han sido estudiadas por los artistas desde antes de la invención de la fotografía, como la regla de los tercios.


- Regla de los tercios: Se trata de imaginar dos líneas verticales y dos horizontales de manera que la imagen queda dividida en tercios horizontal y verticalmente. Los cuatro puntos donde se cruzan estas líneas imaginarias serás los puntos más fuertes y lo ideal es ubicar nuestro punto de atención en uno o varios de esos puntos. En el caso de un paisaje por ejemplo se recomienda que el horizonte esté alineado con una de las líneas horizontales y no totalmente en el centro, esto le da movimiento y dinamismo a la imagen.

Ilustración de la Regla de los Tercios

- Líneas y curvas: La idea es buscar líneas y/o curvas que ayuden a dirigir la mirada del observador a través de la imagen, llevándolo hacia nuestro punto de interés.


Las curvas de la carretera guían la mirada del observador a través de la imagen.

- Llenar el encuadre: Hay que buscar que el sujeto sea lo más importante en la imagen, esto se puede lograr usando la mayor parte del espacio con nuestro sujeto, evitando incluir elementos distractores o que compitan con el sujeto por la mirada del observador. Para esto se puede hacer zoom o acercarse físicamente al sujeto.

- Enmarcar al sujeto: El uso de elementos presentes en la imagen que enmarquen al sujeto ayuda a resaltar la importancia de este.



- Dirección: Así como las líneas ayudan a dirigir al observador, es importante tener en cuenta la dirección del movimiento que se muestra en la imagen. Por ejemplo, que el carro o la bicicleta estén entrando a la foto, no saliendo de ella, o que la mirada de la persona sea hacia adentro y no hacia afuera, así, la mirada del observador se queda en la foto.


Aquí vemos el horizonte alineado con la línea imaginaria inferior y el velero está entrando a la imagen.

Estas son algunas recomendaciones para tener en cuenta al momento de tomar una foto y que pueden ayudar para obtener imágenes más impactantes sin necesidad de tener mucha formación técnica sobre el manejo de la cámara. No siempre hay que seguirlas, de hecho, en algunos casos hacer todo lo contrario producirá una imagen espectacular, pero es necesario estar consiente de lo que se está haciendo y tener claro el efecto final deseado.


Por favor escríbeme o déjame un comentario si tienes algún tema que te gustaría que tratara en otros blogs. Puedes registrarte en mi página para recibir actualizaciones y seguirme en las redes sociales.


¡Muchas gracias y hasta la próxima!

0 vistas

Por favor escribirme para más información de mi trabajo o cotizar una sesión de fotografía de bienes raíces o de producto.

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Flickr Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon